Arte y arquitectura

 
Es de nave sin bóvedas, con tres altares y una ancha torre de frente. Está datada como de la primera mitad del siglo XII. Conserva una interesante ventana en el muro de ábside y una portada románica. Sus tres alquivoltas, sin decoración alguna, son de medio punto y descansan en cimacios de billetes muy bien trabajados y sobre capiteles de ortodoxa conformación románica, aunque de una talla despreocupada. Los muros perimetrales del siglo XVI, se levantaron aprovechando elementos de un viejo templo románico. La torre es renacentista, del siglo XVI, parecida a la de Fruniz, pero la cornisa es una gola del siglo XVII. El templo se cubre con una bóveda generada por elementos de madera, propia de finales del siglo XIX.